Clicky

¿Qué son los dividendos?

¿Alguna vez te has preguntado lo que son los Dividendos? Tal vez al escuchar esta palabra te imaginas una explicación muy complicada de entender, sin embargo, no lo es y enseguida te explico lo que son en realidad.

Los Dividendos son una parte de los beneficios que la empresas deben repartir entre sus accionistas y aunque no todas las empresas lo hacen, estos son un derecho económico, pero la mala noticia es que la empresa no tiene ninguna obligación de pagar dividendos, es decir que queda a criterio de cada una de ellas.

Dicho esto, es claro que cuando las empresas entregan dividendos es porque están demostrando el aprecio por los accionistas que merecen ser recompensados por confiar su capital para que la empresa funcione.

Algo que podemos mencionar también es que hay diferentes maneras de retribuirle a los accionistas su apoyo, es decir diferentes tipos de dividendos, pues no siempre se trata de entregar el dinero y es que en ocasiones las empresas no reparten nada entre los accionistas porque se declara en crecimiento y los beneficios obtenidos se retienen en la empresa. Tal vez esto te parezca algo malo o un robo, pero en realidad las acciones de todos suelen revalorizarse mucho más y estas empresas crecen más que aquellas que entregan dividendos.

Otras empresas más reparten dividendos a pesar de no haber tenido beneficios y como podrás imaginarte esto se deba a que recurren al endeudamiento o las ampliaciones de capital.

Ahora que tus dudas sobre lo qué son los dividendos está resuelta, seguro te preguntarás ¿cuándo se pagan los dividendos?

Respondiendo a esto, te puedo decir que de la misma manera en la que la empresa no está obligada a pagar dividendos, tampoco se tiene una fecha exacta para hacerlo en caso de que así lo decidan. Unas empresas no tienen tanta prisa por repartirlos así que optan por hacerlo una vez al año, mientras que otras los reparten cada seis meses o incluso cada tres meses, aunque también se ha dado el caso de empresas que reparten dividendos cada mes.

Como habrás notado no hay reglas exactas para todo lo relacionado con los dividendos y si eres accionista deberás esperar a que la empresa en la que invertiste defina sus costumbres en cuanto a los pagos y estas antes de hacerlo deben seguir un protocolo al pie de la letra:

Primero la junta directiva debe anunciar cuál es la cantidad de dividendo y solo se pueden comprar acciones con derecho a dividendo tres días antes de la fecha de pago, es decir que aquellos que uno o dos días antes inviertan, no recibirán parte del dividendo.

Cuando faltan dos días para el pago, las acciones cotizan exdividend y un día antes la empresa hace el recuento de accionistas con derecho a recibir pago y llegado el día de repartición de dividendos, la empresa debe notificar al accionista la cantidad que le toca y entregar su pago.

Tipos de Dividendos

Algo más que es importante que sepas es que existen varios tipos de dividendos como los ordinarios, extraordinarios, a cuenta, complementarios y Scrip Dividend.

El dividendo ordinario es normalmente el más utilizado por las empresas y este es con cargo a los beneficios obtenidos en el negocio habitual y cuando las empresas deciden pagar dividendos varias veces al año, el primero o los primeros pagos son denominados dividendos a cuenta y el último que se reciba será el dividendo complementario.

Si no entendiste lo anterior te lo explicaré de otra manera: la empresa puede pagar el primer dividendo sin saber cuál será su beneficio en el año fiscal, es decir que está pagando un dividendo a cuenta del beneficio futuro, mientras que el último pago correspondiente al año fiscal es un dividendo complementario y se paga cuando se han consolidado las cuentas.

En cuanto a los dividendos extraordinarios, estos se deben a que las empresas vendieron una parte o terrenos o alguna pertenencia y es entonces cuando la junta directiva reparte el dinero extra a sus accionistas.

Por otro lado, si hablamos de los dividendos extraordinarios, también se trata de dinero extra que llega cuando se compran acciones, es decir que las acciones tienen un precio llamado nominal, pero los nuevos accionistas pagan una prima de emisión de 0,50 y el precio nominal de las acciones se convierte en 1,50 €.

Y todos los años, cuando hay beneficios, la empresa deja una parte en lo que se llama reservas y hay unas reservas que están fijadas en los estatutos y no se puede disponer de ellas y otras más, son llamadas reservas voluntarias y los dividendos pueden ser pagados con cargo a esas reservas voluntarias.

Ahora hablemos de los Scrip Dividend y lo primero que debemos aclarar sobre esto es que se trata de la manera más engañosa de recompensar a los accionistas.

Y es que en realidad no es un dividendo y más bien es una ampliación de capital con la que se paga a los accionistas, es decir que se les dan más acciones y no dinero, así que la empresa no toca el dinero de la caja y se encarga de emitir nuevas acciones creando la falsa ilusión de que tienes más acciones  en la empresa, cuando en realidad tienes las mismas, por eso cada vez son menos las empresas que optan por pagar los dividendos mediante el scrip y esto en gran parte se debe a un cambio de regulación fiscal.

Hace poco tiempo sí vendías tus derechos no tenías que pagar a Hacienda hasta que decidieras vender tus acciones y así posponías indefinidamente el paso por la caja de la administración, sin embargo, ahora la venta de derechos tributa como si se tratara de una venta convencional de acciones.

Por último hablaremos de la fiscalidad de los dividendos esto orientado a España y es que durante varios años hemos visto que la inversión de dividendos es penalizada por Hacienda y todo era mejor antes, cuando estabas exento de pagar impuestos sobre los primeros 1500 euros de dividendos, lamentablemente esto ya es parte del pasado, pero lo que sigue muy presente es que se ha atacado a los dividendos de scrip reteniendo los derechos vendidos al mercado y lo peor de todo es que la presión fiscal en España continúa en aumento ejerciendo presión en los inversores.

En la actualidad los dividendos tributan entre el 19% y el 23 % dentro del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o lo que comúnmente llamamos el IRPF.

Otra cosa con lo que hay que tener mucho ojo es que con los dividendos fuera de la frontera te puedes topar con la doble tributación.

Esto es todo lo que debes tomar en cuenta cuando realices algún tipo de inversión con el fin de generar rentas por dividendos, así que analiza cada punto y toma tu mejor decisión.

Compartir lección: