Malas ideas que dan resultados

A veces las malas ideas nos llevan a las buenas ideas que nos abren paso hacía el éxito.

Alguna vez te ha pasado que quieres iniciar tu propio negocio y pides ayuda a tus amigos, familiares o compañeros de clase una opinión, ¿siempre te dan uno o varios consejos que te resultan un tanto descabellados?

Malas ideas exitosas

En esta ocasión traemos para ti algunos puntos de vista que puedes tomar en cuenta al momento de comenzar a emprender tu propio negocio, porque siempre será bueno tener una segunda opinión o personas que estén a tu lado para apoyarte cuando la situación se salga un poco de control, como esa antigua frase que dice “dos cabezas piensan mejor que una”. Recuerda que no debes cerrarte en una sola idea, siempre es bueno saber escuchar y dedicarle el tiempo necesario a este proceso de toma de decisiones, para evitar los tropiezos constantes que no te dejaran avanzar en el camino al éxito.

A continuación te presentamos estos sencillos pasos que podrán guiarte para llevar a cabo tus objetivos.

1.- Olvídate del fracaso

Sin lugar a dudas escucharemos en nuestro camino, que debemos ser cuidadosos porque si no podremos fracasar, esto es un freno que se nos presenta en nuestra vida, también constituyen un factor importante puesto que si solo escuchamos lo malo de nuestros objetivos, llegará un momento en el cual nosotros mismos nos pongamos una barrera que no nos dejará avanzar, es por esto que debemos olvidarnos del fracaso como un freno en nuestra meta, más bien hay que considerarlo como un factor que nos evitará problemas aún mayores en el futuro.

Todos en algún momento de nuestras vidas podremos enfrentarnos con algún fracaso que nos puede detener por un tiempo, sin embargo no debes quedarte estancado en esos errores que has cometido, estas dificultades te servirán como una lección, probablemente no supiste como manejarlos en el momento, pero esto no debe ser un impedimento, deja el miedo de lado y comienza a buscar formas de salir de tu problema, sin olvidar nunca cuál es tu objetivo principal, qué metas son las que deseas alcanzar, así como hasta donde deseas llegar.

2.- Aprende a delegar tus labores

No todo el tiempo podrás hacer todo el trabajo tu solo, llegará un momento en cual tendrás que delegar tus actividades con algún colega que pueda aligerar tu carga de trabajo para avanzar más rápido, esto es un paso importante en la construcción de tu propio negocio, porque la carga excesiva de actividades, puede ser un arma de doble filo, la cual tanto te puede llevar al éxito como te puede proporcionar errores que se hubieran podido evitar si permitieras que alguien más te apoye.

En casos contrarios, no deberías cargar a un solo colega con tantas cosas, puesto que esto solo te generaría una pérdida importante. Es tan importante delegar tus actividades, como también lo es no abusar de una sola persona, sí sabes que el trabajo es mucho, tendrías que considerar poner a dos o las personas que sean necesarias para su realización.

Esto no quiere decir que le brindes tu entera confianza a los demás, siempre toma en cuenta que debes asegurarte que las personas a tu cargo han entendido bien lo que están haciendo, de nada servirá quietarte un poco la carga del trabajo, si al final del día todo lo que han hecho no es como lo esperabas, es por esto que deberás colaborar en sus actividades, instruirlos o invitarlos a preguntar de cuestiones que les permitan trabajar en equipo, evitando así el margen de error.

3.- Analiza una decisión antes de tomarla

En el camino a la construcción de tus sueños puedes enfrentarte a una infinidad de consejos que las personas a tu alrededor te proporcionen, sin embargo debes ser cuidadoso a la hora de elegir un camino, no solo te dejes llevar por la facilidad o la grandiosidad de una idea, trata de verificar los pro y los contra de cada una de las ideas que se te han presentado en el trayecto.

Es indispensable que te tomes tu tiempo, así como aprender a observar toda la información que te rodea en relación a tus objetivos o metas que deseas alcanzar, el apresúrate a tomar una decisión puede generarte problemas que tal vez en el momento no puedas solucionar, llevándote al abandono del proyecto o a la resistencia por el cambio. Sin embargo no te desanimes, todo error es bueno, mientras aprendas de ellos, evitando de esta manera volver a tropezar con la misma piedra.

Esperamos que te sean de ayuda los consejos que Vida Emprendedora ha traído para ti.

Categorías
EmprendimientoMotivación

Lic. en Tecnologías de la Información, emprendedor de negocios online desde los 19 años de edad.

RELACIONADO POR